YOGA OCULAR PARA MEJORAR LA VISIÓN DE CERCA

¿Has comenzado a ver mal de cerca? ¿Tienes que retirar cada vez más los objetos para enfocarlos con nitidez? O quizá, ¿cuando llevas un rato leyendo sientes un excesivo cansancio y comienzas a perder la concentración? 

 

Si has respondido sí a alguna de las preguntas anteriores, posiblemente estés sufriendo los síntomas de la presbicia.

 

¿Qué es la presbicia?

Se trata de una condición ocular asociada a la edad en la que nos cuesta enfocar de cerca. Esta dificultad se debe sobre todo a un endurecimiento del cristalino y la pérdida del tono muscular en el músculo ciliar.

Cuando somos jóvenes usamos el proceso de acomodación para enfocar a las distintas distancias. Pero con la edad el músculo responsable de la misma (musculo ciliar) va perdiendo elasticidad y cada vez nos cuesta más conseguir la potencia que necesitamos para mirar a distancias próximas.

El inicio de esto suele ocurrir entre los 40-45 años, aunque puede aparecer antes o después dependiendo de la persona.

 

Síntomas de la presbicia

Como consecuencia de todo esto, el ojo tiene que doblar el esfuerzo y pueden aparecer distintas molestias. Entre las más frecuentes

  • Dificultad para leer letras pequeñas
  • Tener que alejar la lectura para sostener el enfoque
  • Dolores de cabeza, sobre todo en la zona frontal
  • Fatiga visual, en algunos casos sensación de somnolencia 

¿Cómo corregir la presbicia?

La forma de compensar esta pérdida de enfoque es con gafas correctoras que se usarán para las tareas en visión próxima.

 

¿Cómo podemos mejorar esta condición con el yoga ocular?

A través de los ejercicios de yoga ocular trabajamos para distender y tonificar los músculos de nuestro ojo. De esta forma tendremos menos dificultades a la hora de mantener nuestro enfoque en visión próxima.

Además al trabajar la respiración y la relajación general, todo nuestro cuerpo, incluidos los ojos, funciona mucho mejor y cumple con sus funciones de manera más equilibrada.

Igualmente aprendemos ejercicios de fijación que nos ayudan a mejorar la calidad de lo que vemos.

Otro factor importante es el tema de una alimentación adecuada. Cuando aprendemos a nutrirnos adecuadamente afectamos de forma positiva a nuestro organismo. Los ojos también se benefician cuando aportamos los nutrientes necesarios para su máxima eficacia.

El yoga ocular nos enseña cómo sentir, relajar y amar esas dos ventanas que nos muestran el mundo.

Ellos nos dan las imágenes de todo cuanto nos rodea y a través de ellos podemos sentir los colores de un amanecer, la belleza de una noche con estrellas y el brillo de otra mirada.

Es por eso que la práctica de yoga ocular, nos permite mejorar nuestra visión y también nos da una nueva forma de ver la vida.

Y, aunque cuando nos referimos a la visión siempre tratamos de la agudeza visual y cómo vemos lo que está en el exterior, en yoga visual también trabajamos los "ojos internos". 

Son ellos los que te hablan de como te ves a ti mimo y cómo ves la vida.  Mirando internamente con técnicas de meditación y visualización, llegas al entendimiento profundo de qué es lo que estás viendo, qué estás pensando y por ende que experiencias estás teniendo a raíz de esa visión.

En definitiva, el yoga ocular nos ayuda a ver mejor fuera y dentro de nosotros y nos pone en el camino de la "visión correcta" que es el principio de una vida en plenitud.

 

Si quieres experimentar qué es y cómo practicarlo, ahora tienes oportunidad.

El 31 de marzo de 2017 impartiré un taller para mejorar la presbicia.

 

El martes 29 de marzo habré una charla gratuita en el mismo centro a las 19:30.  Si quieres informarte, ven a conocer un poco más de esta técnica.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Escribir comentario

Comentarios: 0